Noticias

Prevenir y actuar frente a los abusos sexuales contra la niñez

14 Noviembre 2018

 

UNFPA apoyó la realización de la jornada con el fin de fortalecer políticas de prevención del abuso y la violencia sexual y de acceso a la interrupción legal del embarazo en el marco de la normativa vigente.

 

 

Ocho nacimientos de madres niñas y adolescentes menores de 15 años suceden cada día en Argentina, 8 de cada 10 de esos embarazos no fueron intencionales y la mayoría fue consecuencia de abuso sexual o violación. Son cerca de 3.000 niñas y adolescentes al año cuyos derechos humanos son vulnerados, por haber sido violentadas sexualmente, llevar adelante embarazos forzados y ser madres antes de estar preparadas para maternar.

 

En este contexto, el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM), con el apoyo de UNFPA, organizaron hoy, en el Salón Pueblos Originarios de la Casa Rosada, la jornada “Prevenir y actuar frente a los abusos sexuales en niños, niñas y adolescentes” para visibilizar este problema social que durante mucho tiempo fue tolerado, silenciado y minimizado.

 

Como signo de fuerte apoyo político, la jornada tuvo la participación de las máximas autoridades responsables de las políticas que intervienen en este tema: la Ministra de Salud y Desarrollo Social de la Nación Carolina Stanley; el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Germán Garavano; y el Secretario de Gobierno de Salud de la Nación Adolfo Rubinstein.

 

Valeria Ramos, Oficial de Salud Sexual y Reproductiva de la Oficina de UNFPA para Argentina y Uruguay, desarrolló la presentación “Políticas pendientes para un abordaje intersectorial de la prevención del abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes”. Además, expusieron referentes de los programas integrantes del Plan ENIA, del INAM, expertas y especialistas de Unicef.

 

El embarazo forzado es uno de los efectos que pueden tener los abusos sexuales hacia niñas y adolescentes. En este caso, a los riesgos propios del embarazo en edades tan tempranas, se suman los riesgos derivados del impacto emocional de la violencia, la culpabilización, el silenciamiento, la falta de contención y de apoyo que justamente se manifiestan en que ese abuso no fue detectado”. La frase corresponde a la Hoja Informativa, elaborada por las expertas Silvia Chejter y Valeria Isla, como un aporte conjunto del Plan ENIA y UNFPA Argentina para contribuir a visibilizar el problema de los abusos sexuales y los embarazos forzados en la niñez y adolescencia, así como fortalecer la implementación de estrategias de abordaje basadas en información y mejores prácticas.

 

Lineamientos para la acción

 

Durante la actividad, se presentaron nuevos lineamientos para el abordaje interinstitucional para la atención de las consecuencias de los abusos sexuales y de los embarazos forzados en la niñez y adolescencia, desde los sistemas de educación, salud, administración de justicia y protección de derechos de todo el país.

 

El documento "Abusos sexuales y embarazo forzado en la niñez y adolescencia. Lineamientos para su abordaje interinstitucional" fue elaborado por las expertas Silvia Chejter y Valeria Isla con los aportes de todos los organismos que integran la Mesa Intersectorial del Plan ENIA: el Ministerio de Salud y Desarrollo Social (la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva y el Programa Nacional de Salud Integral en la Adolescencia); el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología (Programa Nacional de Educación Sexual Integral) y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Subsecretaría de Acceso a la Justicia). La publicación tiene el apoyo de Unicef Argentina.

 

Estos lineamientos recomiendan que, ante un embarazo en una niña menor de 15 años, los equipos de las diferentes áreas siempre deben considerar: 1) la detección de un posible abuso sexual, 2) la posibilidad de acceso a la interrupción legal del embarazo. 3) que la atención del embarazo es de alto riesgo. Y se enfatiza: “obstaculizar o impedir el acceso a la interrupción legal del embarazo a una niña o adolescente abusada sexualmente es una triple vulneración de sus derechos humanos”.

 

A su vez, se aclara que:

  • los embarazos que son producto de abusos sexuales en niñas menores de 15 años encuadran en las distintas causas que habilitan un aborto legal: violación y riesgos para la salud psicofísica,
  • los embarazos en niñas menores de 15 años, que no son producto de abusos sexuales encuadran en la causa que habilita un aborto legal: riesgo para la salud psicofísica
  • la falta de respuesta institucional a los embarazos forzados en niñas menores de 15 años son formas de violencia institucional e incumplen las garantías de los derechos consagrados por la legislación nacional. se incumple cuando no se da a la niña la información para que decida en libertad. Se incumple cuando no se ofrece la posibilidad de interrupción legal del embarazo y se actúa como si no hubiera otra posibilidad que continuar el embarazo.

 

El documento presenta, también, una serie de indicadores útiles para la detección temprana de estas situaciones en diferentes ámbitos y pautas sobre cómo deben actuar desde las escuelas y los servicios de salud, protección social y de justicia, en todas las etapas del proceso: el develamiento, la atención integral, la comunicación al organismo de protección y cómo hacer la denuncia, según la función de cada organismo.

 

VIDEO de la jormada: https://www.youtube.com/watch?v=JrjIQSpay_c